Los requisitos en las empresas familiares para conseguir ventajas fiscales

Los requisitos en las empresas familiares para conseguir ventajas fiscales

Las empresas familiares ocupan un lugar importante en nuestra economía. Sin ir más lejos, son uno de los pilares básicos de nuestra sociedad -como fuente generadora de la mayor parte del empleo en España-.

Se estima, según datos del Instituto de la Empresa Familiar (IEF), que 1,1 millones de empresas son familiares en España, lo que supone un 89 % sobre el total. Así, las empresas familiares crean el 67% del empleo privado, con un total de más de 6,58 millones de puestos de trabajo, y son responsables del 57 % del PIB del sector privado.

 

Incentivos fiscales para la empresa familiar

Teniendo en cuenta lo anterior, se explica por qué este tipo de empresas son un activo de gran valor en nuestra economía, y cuentan con importantes incentivos fiscales que detallamos a continuación:

Exento de tributación en el Impuesto sobre el Patrimonio
El valor de las acciones o participaciones está exento de tributación en el Impuesto sobre el Patrimonio (artículo 4. Octavo. Dos de la Ley 19/1991, de 6 de junio, del Impuesto sobre Patrimonio).

Cuando dichas acciones o participaciones se transmiten por herencia o donación, los beneficiarios tienen derecho a una reducción del 95 % o 99 % (en función de la comunidad autónoma) en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones (artículo 20.2.c y 20.6 de la Ley 29/1987, de 18 de diciembre, del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones).

Para aplicación de esta reducción, como norma general se deben cumplir los siguientes requisitos:

  • Cumplimiento del porcentaje de participación en el capital social a nivel individual (5 %) o a nivel del grupo familiar (20 %) juntamente con el cónyuge, ascendientes o descendientes hasta segundo grado en el caso del Impuesto sobre el Patrimonio, o de tercer grado para poder gozar de la bonificación en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.
  • Las retribuciones recibidas de la empresa familiar deben suponer la principal fuente de renta, entendiéndose que se cumple el requisito cuando supera el 50 % de los rendimientos del trabajo y actividades económicas. Para ello debe verificarse que se ejecutan tareas de dirección efectiva en la sociedad.
  • La entidad debe desarrollar una actividad económica. Existe una regulación específica para las entidades cuya actividad principal sea el arrendamiento de inmuebles y las sociedades “holding”.

Es importante tener en cuenta que, al tratarse de impuestos cedidos parcialmente a las comunidades autónomas, esta tributación varía en función de la residencia de los miembros de la empresa familiar, así como dónde radique la misma. Por tanto, es necesario verificar el cumplimiento de los requisitos exigidos por la Administración tributaria para poder aplicar dichos incentivos a nivel estatal y autonómico.

Se entiende que la planificación correcta de dichos impuestos es indispensable para conseguir un ahorro fiscal a los miembros de la familia, que van a asumir el relevo generacional. Por ello, si te encuentras en esta situación, no dudes en contactarnos. Disponemos de un equipo de expertos para asesorarte de manera totalmente personalizada.

No Comments

Post a Comment